1 mar. 2012

"Gemelos" (relato)

Ya tienes la cena preparada, querido hermano.

Los dos jóvenes, idénticos hermanos gemelos, se sentaron a cenar en silencio, uno a cada extremo de la alargada mesa.

Mañana hablaremos sobre la herencia de nuestros difuntos padres dijeron, y se fueron, cada uno por su lado, a sus respectivas habitaciones.

Uno de ellos se acostó, incómodo y con un creciente ardor de estómago. El otro no podía dormirse. Estaba nervioso y sonreía maliciosamente, frotándose las manos. Sabía que, en cuestión de pocos minutos, haría efecto el veneno que le había suministrado a su propio hermano, disuelto en la cena que él mismo le había preparado. A la mañana siguiente, tan sólo quedaría uno de los gemelos, él, para quedarse con toda la apetitosa herencia.

Los gritos y estertores de dolor fueron terribles, y duraron mucho más tiempo de lo que él había esperado, pero finalmente cesaron y dieron lugar a un impenetrable silencio. Acudió a la habitación de su hermano y comprobó que éste había fallecido. Apenas se inmutó ante la dantesca escena, pero regresó rápidamente a su propia habitación. Allí se encendió un cigarrillo y salió al balcón para fumar apaciblemente, su rito habitual de todas las noches, justo antes de acostarse. En cuanto pisó el firme de la terraza, se oyó un sonoro crujido y, de repente, ésta se desplomó al jardín, desde no menos de diez metros de altura.

A la mañana siguiente, la policía encontró a uno de los gemelos muerto entre los escombros de la terraza desplomada. Al otro, lo encontraron igualmente muerto en su propia cama, con un terrible rictus en el rostro, y aparentemente envenenado, pero con unos misteriosos restos de polvo de yeso bajo las uñas, como si el día anterior hubiese estado enfrascado en una frenética obra.

----------------------------------------

Relato presentado al 'I Certamen de Microrrelatos de www.ventadepisos.com'.

certamen microrrelatos ventadepisos.com


Actualización (2-7-21013): Relato cogado en la red literaria Falsaria.


No hay comentarios: